USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductosNoticiasComunidadAyuda 24/7
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Cinco grandes sonidos grabados con amplis pequeños

Raúl Barrantes
|
08.10.2013
Lo hemos dicho muchas veces por aquí. Uno de los secretos para grabar guitarras que suenen más grandes que la vida es, precisamente, la táctica contraria de lo que muchos pensarían: utilizar amplificadores pequeños. No quiere decir esto que no se pueda conseguir ese efecto con amplis de gran potencia: la historia del rock está llena de grandes sonidos logrados a través de half-stacks Marshall de 100 vatios, sin ir más lejos. Pero para lograrlos, normalmente son necesarias unas condiciones determinadas durante la producción. Empezando por una gran sala de grabación.
 
Lo que es importante tener claro es que no siempre es imprescindible tener un monstruo de potencia incontrolable para lograr un tono de guitarra colosal. De hecho, muchas veces puede ser contraproducente, especialmente en las condiciones en las que muchos proyectos se graban hoy en día: estudios pequeños o, directamente, caseros. Entendiendo “caseros” como “dormitorio”...
 
Además de que en espacios así es complicado exprimir la potencia de un ampli de 50 ó 100 vatios (esposas enfadadas, vecinos con poca tolerancia a decibelios cercanos a los de un aeropuerto, etc.), lo cierto es que, por sus condiciones, un ampli de (mucha) menor potencia rendirá mejor. Demonios, si muchos de los grandes guitarristas de la historia han recurrido a ellos incluso en condiciones de grabación óptimas, ¡será por algo! Muchas veces, nada puede superar el situar un buen micro dinámico frente a un pequeño ampli de válvulas pasado de revoluciones. Aquí te dejamos algunos ejemplos, para que empieces a mirar ese numerito junto a la “W” con otros ojos...
 
LaylaEric Clapton
Después de impresionar a propios y ajenos con sus “chops” y su sonido a través de combos y half-stacks Marshall junto a John Mayer y los Bluesbreakers, primero, y Cream, después, Eric Clapton se decantó por lo que sería una constante durante el resto de su carrera: amplis chiquitines. De hecho, buena parte de las guitarras del disco Layla and Other Assorted Love Songs que grabara como Derek and the Dominos, están registradas usando un pequeño Champ de 5 vatios (3W, según algunas fuentes). Entre ellas, sin ir más lejos, la que da título al disco, Layla, con ese riff y ese sonido que tantos hemos intentado imitar a lo largo de los años.
 
Catch Scratch FeverTed Nugent
Otro guitarrista con un sonido propio, y que no se caracteriza precisamente por andarse con chiquitas. Mientras que a Ted Nugent lo hemos visto en directo durante décadas con enormes amplificadores a su espalda, lo cierto es que su gran clásico, Catch Scratch Fever, por ejemplo, lo grabó con un amplificador de no más de 20W. No es el más pequeñín de los que hablaremos aquí, pero, eh... ¡20 vatios!
 
Killer Queen – Queen
Uno de los secretos mejor guardados de Brian May durante mucho tiempo tiene nombre propio: Deacy. Así es como llama al pequeño amplificador que le construyó el bajista de Queen, John Deacon, y del que hace unos años comenzaron a aparecer algunas réplicas. El Deacy lo montó Deacon a partir de piezas de sueltas de un equipo Hi-Fi, con una pila de 9V como única fuente de alimentación, un altavoz de 5 pulgadas, y un único y solitario vatio de potencia. Y con esto, que muchos considerarían poco más que un juguete, el bueno de May grabó durante décadas muchas de las guitarras que escuchamos en los discos de Queen, especialmente cuando se trataba de hacer overdubs y crear orquestaciones. Killer Queen es solo uno de los ejemplos, pero podríamos añadir God Save the Queen, Procession o, incluso, Bohemian Rapsody. ¡Quién lo diría!
 
La GrangeZZ Top
Es precisamente a Billy Gibbons a quien se le atribuye la frase “si quieres un sonido grande, usa amplis pequeños”. Y parece ser que es una máxima que ha llevado muy a menudo a rajatabla en el estudio. El clasicazo La Grange, de hecho, según ha explicado el propio Gibbons en alguna ocasión, se grabó usando también un pequeño Champ. Claro, que el Reverendo también es famoso por esparcir de cuando en cuando falsos rumores sobre su propio equipo, especialmente en lo que se refiere a antiguas grabaciones. Pero en ésta, nosotros le creemos.
 
Communication BreakdownLed Zeppelin
Éste es, sin duda, uno de los grandes clásicos del “ampli pequeño”. Y es que el primer disco de Led Zeppelin se grabó usando, precisamente, amplificadores de poca potencia. Jimmy Page nunca ha confirmado exactamente cuál, ya que afirma que en aquella época tuvo muchos amplificadores fabricados por la compañía Valco. Las apuestas se decantan normalmente por un Silvertone, o tal vez un Supro Thunderbolt. Pero lo cierto, sin duda, es que hablamos de potencias entre los 6 y los 12W. Y sí, con esos pocos vatios, en comparación especialmente con lo que Page y compañía montaban en directo, es con lo que uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos logró algunos de los mejores sonidos de la historia del rock. ¡Toma nota! 
blog comments powered by Disqus